Estás utilizando un navegador obsoleto

Para poder ofrecer una experiencia de usuario sin igual a nuestros visitantes utilizamos las técnicas más novedosas del desarrollo web para las cuales se requiere un navegador que esté a la altura. Para poder visualizar esta página por favor utiliza Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Menú
Cerrar
los ochomiles

Manaslu, la montaña de los japoneses

Reportajes · 18/11/2017

Conquistado por primera vez el 9 de mayo de 1956, el Manaslu fue considerado por los japoneses como su montaña, en la que centraron todas sus expediciones durante seis intensos años hasta lograr ser los primeros en ascenderla.

La conquista de los ochomiles se vivió durante años como una carrera de naciones. Mientras los franceses consideran el Annapurna su montaña, los británicos el Everest, los italianos el K2 y los alemanes el Nanga Parbat, el Manaslu se considera la montaña de los japoneses. Durante seis años, las expediciones niponas sitiaron la montaña hasta que un 9 de mayo de 1956 conseguían clavar su bandera en la octava cima más alta del planeta y una de las más exigentes por las malas condiciones climatológicas que la golpean.

En el año 1950, H. W. Tilman fue el primer europeo en divisar el Manaslu, la cima situada en la parte central de la cordillera del Himalaya. En aquel año, Tilman dirigía una expedición a la cordillera del Annapurna con un pequeño grupo de cinco compatriotas. Realizaron un treckking por el valle de Katmandú y asentaron su campo base en la población Manang para explorar por el camino las cimas cercanas a su objetivo. Durante la exploración divisaron el colosal Manaslu, la misma montaña que estudiaron de nuevo a su regreso tras dar por finalizada la expedición. Fueron los primeros en concluir que por su cara sur podría haber una ruta directa hasta la cima. No llegaron a intentarlo.

Manaslu (8.156 m)

Los que sí se lanzaron, una y otra vez, fueron los japoneses. Entre 1950 y 1955 exploraron diversas caras de la montaña. En el 53 llegaron a ascender hasta los 7.750 metros. En el 54, durante la ruta de aclimatación por el Bur Gandaki, tuvieron que sortear la indignación de los habitantes del pueblo de Sama. Enfurecidos les acusaban de haber molestado a la diosa que habita la montaña. Una avalancha había causado la muerte de 18 nepalíes, sepultado el monasterio de Pung-gyen y barrido diferentes casas durante aquel año. Respetuosos, los japoneses, decidieron cambiar su ruta y realizar una fuerte donación al pueblo para agilizar la reconstrucción del templo.

La hostilidad con las expediciones duraría años. Sus habitantes no buscaban tanto donativos como que dejaran en paz a la diosa. Y es que el nombre Manaslu proviene de la palabra “manas”, que en sánscrito significa ‘espíritu’ y para los habitantes de Sama, en su cima habita la diosa Kambung, que da nombre a la montaña en nepalí.

Y, por fin, consiguieron estar junto a la diosa en 1956, un 9 de mayo a través de T. Imanishi y su sherpa Gyalzen Norbu. La expedición estaba liderada por Yuko Maki. Al día siguiente, otros tres miembros de la expedición llegaron a la cumbre. Los japoneses se convertían en la primera nación en conquistar la montaña y el sherpa Norbu en la primera persona en ascender dos ochomiles. El año anterior, había alcanzado también el Makalu con los franceses. De todos modos, pese al éxito de la expedición japonesa tardarían muchos años en repetirla para evitar nuevas hostilidades.

En 1974 el Manaslu acogió la primera expedición femenina que alcanzaba un ochomil y también estaba liderada por japonesas. Las siguientes gestas destacadas, tienen que ver con la apertura de nuevas vías como la realizada por el polaco Kukuczka en 1986 que recorre de la cara Noreste a la arista Este o la de los kazajos Denis Urubko y Serguey Samoilov a través de una directísima línea recta por la cara Noroeste. No son muchas las expediciones que tienen al Manaslu como objetivo por contar con un elevado porcentaje de fallecidos entre los que intentan su cima y por las malas condiciones climatológicas que lo frecuentan.

El alpinista Denis Urubko

Esperemos que Alberto Zerain, rumbo a su campo base para ascender su cima, consiga disfrutar tanto como lo ha hecho en anteriores expediciones y con él disfrutemos todos los que le seguimos. Esperemos también que la diosa Kambung comparta con él, aunque sea por unas horas, su cima.

Etiquetas:

Alberto Zerain Alpinismo Manaslu Nepal
Ahora...

Nanga Parbat en directo

Sigue la ascensión al Nanga Parbat en directo
En directo

Actualidad

zerain y galvan
El helicóptero regresa sin noticias de Alberto y Mariano
Léelo en nuestro magazine
cielo
Nuevo intento en la búsqueda de Alberto Zerain y Mariano Galván
Léelo en nuestro magazine
alberto nanga
Las Instituciones vascas muestran su apoyo en la búsqueda de Alberto Zerain
Léelo en nuestro magazine
zerain y galvan
A la espera de buen tiempo
Léelo en nuestro magazine
nanga
El helicóptero regresa a causa del mal tiempo
Léelo en nuestro magazine
Instal XPERT, la red de instaladores de Saunier Duval
Los instaladores Instal XPERT son seleccionados entre los mejores y formados permanentemente pos Saunier Duval con el fin de ofrecer el máximo nivel técnico y de servicio al usuario en la instalación de sus equipos.
Descubre más sobre Instal XPERT
Red de Servicios Técnicos Oficiales de Saunier Duval
Saunier Duval dispone de una amplia y completa red de Servicios Técnicos Oficiales distribuidos por toda la geografía española que garantizan el correcto funcionamiento de todos los productos de Saunier Duval.
Descubre más sobre la Red de Servicios Técnicos Oficiales

Utilizamos cookies para aportarte una mejor experiencia de navegación y un servicio más personalizado. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando nuestra política de cookies. Política de cookies.