Estás utilizando un navegador obsoleto

Para poder ofrecer una experiencia de usuario sin igual a nuestros visitantes utilizamos las técnicas más novedosas del desarrollo web para las cuales se requiere un navegador que esté a la altura. Para poder visualizar esta página por favor utiliza Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Menú
Cerrar
pagodas de katmandu

Katmandú, la puerta al Himalaya

Crónicas · 18/11/2017

Juanito Oiarzabal y Alberto Zerain ya caminan por Nepal, recorremos su capital casi un año después de su terremoto y comprobamos el compromiso social de la expedición con sus habitantes

Ya estamos en Katmandú con mucho trabajo. Mañana vamos para arriba. Alberto te mandará en breve imágenes”. El pasado lunes, 4 de abril, a las 14.30 horas, Juanito Oiarzabal ya escribía desde el hotel de Katmandú, capital de Nepal. Habían llegado tras un día de viaje vía Estambul (Turquía). Pocas palabras, para avisar de que ya estaba en su segunda casa, una tierra a la que ha dedicado los mejores años de su vida y los que le quedan. A los 60 años recién cumplidos, Juanito acumula 48 expediciones al Himalaya, 26 ochomiles escalados, y en todos ellos: Katmandú ha sido la puerta al Himalaya, la cordillera que acoge las montañas más altas del planeta, las que han movido y mueven su vida. Ahora, caminará Juanito por los valles del Khumbu en busca de altura para aclimatar su cuerpo de cara a su próximo reto deportivo: escalar la cima del Dhaulagiri (8.167 metros) junto a Alberto Zerain y Saunier Duval en su reto de repetir por segunda vez los 14 ochomiles. Sólo le quedan cuatro para completarlo. Y ya camina a paso decidido para conseguirlo, tras él caminamos todos para vivir la aventura.

Al final, Alberto no consigue enviar el material hasta avanzada la noche. Ya acostados, manda de prueba diferentes imágenes de la habitación del hotel en el que se hospeda la primera noche y otra en la que se les ve rellenando papeles para comenzar el trekking. En una de las imágenes, se ve a Juanito recostado. Y es que así es Katmandú para nuestros protagonistas, la puerta de sus sueños, el punto de partida y la última imagen que se llevan del Himalaya antes de llegar de nuevo a casa. Recostado repasará Juanito todos los detalles, antes de apretarse las botas de nuevo y comenzar a andar. “Estoy nervioso. Siempre me pasa igual. Tenemos todo preparado, una noche y vuelta a las montañas, a esos grandes valles”, rumiaba Juanito, todavía en el Aeropuerto de Bilbao. Ahora ya estará más tranquilo caminando junto a Alberto por el trekking de los tres collados: Kongma La (5.535 m.), Cho La (5.368 m.) y Renjo La (5.360 m.). “No sé si nos dará tiempo para completar los tres, tal vez dos…”. Sí, Juanito estaba tan nervioso en el Aeropuerto que ya dudaba hasta de los planes y ni siquiera había comenzado. “Es lo de siempre: me ilusiono, me pongo nervioso”.

Así es Katmandú para nuestros protagonistas, la puerta de sus sueños, el punto de partida y la última imagen que se llevan del Himalaya antes de llegar de nuevo a casa

Juanito Oiarzabal en el aeropuerto de Katmandú. FOTO: Expedición 2x14x8000

Un año después del terremoto de Nepal

A la tensión de un nuevo reto deportivo, se unen este año también la ilusión de regresar a una tierra todavía herida por el terremoto que le golpeó el año pasado. Primero un temblor de una intensidad de 7.9 y después otro de 7.2 grados, segaron la vida de más de 9.000 personas, dejaron 22.000 heridos y 2,8 millones de personas necesitando todavía hoy ayuda para atender a sus necesidades más básicas: agua potable, acceso a la sanidad, educación… Hasta las propias montañas de más de ochomil metros se vieron afectadas por el temblor. “Se sabe que la cima del Shisha Pangma (8.013 metros) ha cambiado, a saber el Dhaulagiri que todavía no lo ha escalado nadie desde el terremoto”, señala Zerain más tranquilo y también más ilusionado pues hace mucho que no volaba a Katmandú.

El año pasado no pudimos venir por el terremoto, colaboramos con Save the Children y SOS Himalaya en todo lo que pudimos. Ahora quiero ver de nuevo desde el terreno qué clima se respira en el país”. Para Juanito los habitantes de los grandes valles han pasado a formar parte de su familia. Más de tres décadas de viajes anuales han generado lazos de amistad tan fuertes como los lazos de sangre. “Es mi segunda casa, los siento tan presentes como mi propia familia y pido a todos que se comprometan con un pueblo que tanto ha dado al mundo de la montaña”.

Desde la sede de Save the Children en Euskadi corroboran el compromiso social de Juanito tras el terremoto para poner en marcha diferentes iniciativas con las que recaudar fondos. La ONG ha llegado por ahora a más de 427.000 personas de las cuales 254.000 son niños y niñas y pronto esperan aumentar la cifra.

La recaudación conseguida se destinó al trabajo de Save the Children en Nepal, donde la ONG ha construido 280 escuelas temporales, 540 baños en campos de desplazados y 61 espacios de juego seguro. Además, ha repartido 25.000 kits de higiene y ha instalado 60.000 lonas y kits de refugio.“Vamos a seguir ayudando a todos los afectados por esta doble tragedia; pero tardaremos tiempo en que los niños y familias de Nepal puedan volver a una situación normal”, señalan desde Save the Children agradecidos por la colaboración de Juanito y esperando poder contar de nuevo con él en sus campañas de sensibilización.

Es mi segunda casa, los siento tan presentes como mi propia familia y pido a todos que se comprometan con un pueblo que tanto ha dado al mundo de la montaña

Tras el terremoto en Nepal

Para Juanito la vuelta a la normalidad en Nepal pasa por que vuelva a ser Katmandú, la puerta al Himalaya de los miles de montañeros que se acercaban cada temporada a caminar sus calles con la ilusión de explorar después los valles más grandes del Planeta. “Ahora, más que nunca, tenemos que volver a atraer la mirada de la gente a Nepal. Nosotros caminaremos de nuevo por sus montes, daremos trabajo a los porteadores y cocineros. Esperemos ilusionar a todos con regresar a estos lugares y a los que no lo conocen todavía, inyectarles el veneno necesario para que salten del sofá y se vengan a descubrirlos”. Y con esas ganas estamos: de que Alberto mande ya buenas imágenes y de que Juanito vuelva a caminar ya tranquilo hacia su nuevo reto: 2x14x8000.

Llegan las imágenes. Han dejado ya Katmandú y se encuentran en Lukla tras ocho horas de espera para tomar un helicóptero que ha aterrizado en uno de los aeropuertos más peligrosos del mundo. A estas horas ya sí, estarán aclimatando por el Khumbu.

De Katmandú a Lukla

Etiquetas:

Alberto Zerain Dhaulagiri Juanito Oiarzabal
Ahora...

Nanga Parbat en directo

Sigue la ascensión al Nanga Parbat en directo
En directo

Actualidad

zerain y galvan
El helicóptero regresa sin noticias de Alberto y Mariano
Léelo en nuestro magazine
cielo
Nuevo intento en la búsqueda de Alberto Zerain y Mariano Galván
Léelo en nuestro magazine
alberto nanga
Las Instituciones vascas muestran su apoyo en la búsqueda de Alberto Zerain
Léelo en nuestro magazine
zerain y galvan
A la espera de buen tiempo
Léelo en nuestro magazine
nanga
El helicóptero regresa a causa del mal tiempo
Léelo en nuestro magazine
Instal XPERT, la red de instaladores de Saunier Duval
Los instaladores Instal XPERT son seleccionados entre los mejores y formados permanentemente pos Saunier Duval con el fin de ofrecer el máximo nivel técnico y de servicio al usuario en la instalación de sus equipos.
Descubre más sobre Instal XPERT
Red de Servicios Técnicos Oficiales de Saunier Duval
Saunier Duval dispone de una amplia y completa red de Servicios Técnicos Oficiales distribuidos por toda la geografía española que garantizan el correcto funcionamiento de todos los productos de Saunier Duval.
Descubre más sobre la Red de Servicios Técnicos Oficiales

Utilizamos cookies para aportarte una mejor experiencia de navegación y un servicio más personalizado. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando nuestra política de cookies. Política de cookies.